Nuestros fondos

El caso de Tesla

10/07/2017

Logo CI Gestión La importancia del análisis extrafinanciero conjuntamente con la valoración financiera: El caso de Tesla

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) focaliza sus esfuerzos en el análisis de los denominados criterios extrafinancieros, es decir, el estudio de variables que afectan a la vertiente social, medioambiental y de gobernanza de las compañías y Estados. Ahora bien, el éxito de dichas estrategias no solo radica en una correcta valoración y cuantificación de dichos factores, sino en la óptima integración de éstos en conjunción con la clásica valoración de activos financieros. Es lo que conocemos en el argot ISR como estrategias de integración.

En los últimos años en Caja de Ingenieros Gestión venimos implementando y difundiendo la transición hacia estrategias de integración en nuestros vehículos más sensibilizados con la cuestión (véase Fonengin ISR y CI Environment ISR) ya que consideramos que es la fase más avanzada y que mejor defiende los intereses de nuestros partícipes. Dentro de esta evolución, el lanzamiento a finales del primer fondo climático español CI Environment ISR corrobora nuestra convicción, apostando por la inversión en compañías que son líderes en la lucha contra el cambio climático y que invierten en I+D posicionándose mejor ante los riesgo ambientales.

Sin embargo la filosofía del CI Environment ISR en el largo plazo no solo se basa en la inversión bajo un prisma medioambiental complementado por variables sociales y de gobernanza corporativa, sino también en la correcta cuantificación de los riesgos y su traslación a la valoración financiera. Es decir, podemos encontrarnos ante compañías que pueden ser consideradas como abanderados en la transición hacia un modelo energético más sostenible y respetuoso con el medio ambiente pero que, a nuestro juicio, no estén respaldadas por el análisis fundamental por el que abogamos.

El fabricante de vehículos eléctricos estadounidense Tesla podría ser un ejemplo en este sentido. Con todavía un nivel de penetración bajo del vehículo eléctrico y un amplio potencial de recorrido, la compañía fundada y dirigida por Elon Musk se encuentra entre las compañías mejor posicionadas para capturar dicha tendencia por la ventaja que le confiere ser first mover, la excelente experiencia del consumidor que genera un deseo aspiracional y las elevadas prestaciones automovilísticas de sus modelos. Ahora bien, no se encuentra solo en este camino, sino que enseñas emblemáticas como BMW o Toyota no le van a la zaga, mientras que factorías emergentes como BYD aspiran asimismo a alcanzar cuotas de mercado significativas.

Mayor oferta es sinónimo de mayor competencia y ello conlleva presión en precios y márgenes. Esta es una ecuación que se repite recurrentemente y lo que observamos en Tesla es que pese a haber gozado hasta la fecha de un entorno de mercado amigable no ha conseguido rentabilizar dicho posicionamiento en forma de resultados positivos. Esto es relevante porque hasta la fecha se ha posicionado en la gama Premium con los modelos "S" y "X" con precios medios de venta en el entorno de los 100.000 dólares y márgenes brutos muy superiores a los fabricantes tradicionales, en parte debido a que Tesla vende directamente sus modelos a los clientes a precios minoristas (más elevados), mientras que la competencia vende mayormente a distribuidores a precios mayoristas (más bajos). Sin embargo, los resultados operativos son secuencialmente cada vez más negativos en la medida que los gastos generales y administrativos no son cubiertos con el margen bruto.

A las puertas de entregar sus primeros modelos "3", lo que representa un objetivo claro de acercarse al mercado generalista con precios de 30.000-40.000 dólares por vehículo, genera dudas que la mayor escala de la compañía sea capaz de compensar la dilución en márgenes que se atisba (el margen de los nuevos vehículos es inferior al de los vehículos existentes) tanto desde una óptica interna como externa al entrar en un mercado más atomizado y competitivo. Todo ello aderezado con el trasvase de clientes de los modelos de alta gama hacia la gama media de la marca, fenómeno que la compañía ha confirmado sucíntamente en los últimos meses.

Dejando a un lado el posicionamiento comercial, otra cuestión para nada baladí es la capacidad productiva de la compañía. El éxito comercial tras el anuncio del lanzamiento del modelo "3" no tuvo precedente con una ingente cantidad de solicitudes de compra en pocas horas. Tesla en la actualidad no está produciendo a plena capacidad, pero es realmente incierto que sea capaz de atender la demanda de los clientes en un corto espacio de tiempo sin generar un cuello de botella que podría ser aprovechado por sus competidores, con más escala y capacidad, para cubrir dicha demanda latente. Vinculado a ello, nos encontramos también con algunas dificultades a nivel de las baterías necesarias para sus vehículos que requerían elevados cantidades de litio, un material que no goza de reservas suficientes para alcanzar la demanda potencial. Y menos en territorio estadounidense, lo cual entraría en controversia con el objetivo de aprovisionarse de materias primas de forma ética y sostenible provenientes de Norte América al 100%, tal y como defendió recientemente Elon Musk.

Con todo, pese a que en la actualidad no tenemos posición en Tesla, ello no implica que no participemos de la tendencia de la electrificación en términos de movilidad en el CI Environment ISR. BMW, uno de los principales fabricante de automóviles de lujo del mundo, tiene como objetivo en 2025 tener el 15-25% de las ventas del grupo que provengan de vehículos electrificados, entre híbridos y eléctricos. Apple o Google, con menor grado de transparencia, también están trabajando en desarrollos internos para soluciones de movilidad eléctricas. Por su parte, las tomas eléctricas Green UP de la francesa Legrand ofrecen un sistema de carga para el vehículo eléctrico más económicas y seguras, asegurando un proceso de carga de entre 3 y 7 horas según instalación y toma del vehículo.

Por todo lo anterior somos conscientes del potencial que existe en la movilidad para los próximos años y, aunque somos positivos por las oportunidades que se generarán en el camino, a nuestro juicio deberemos ser disciplinados para no caer en malinterpretaciones ni de ganadores o perdedores ni de pagar una prima excesiva por las compañías.

icono descarga Descarga aquí la nota informativa.